23/11/2015

Odebrecht y el Centro de Salud Túpac Amaru de Villa capacitaron a 43 madres de familia de San Juan de Miraflores en la elaboración de Loncheras Saludables

Más Noticias
  • LONCHERAS SALUDABLES busca crear conciencia en las madres de familia de un colegio del área de influencia del Proyecto Vías Nuevas de Lima sobre la importancia de la nutrición para el correcto desarrollo físico y mental de sus hijos.
  • De obtenerse los resultados esperados, volvería a ser aplicado en otras instituciones.

El programa de responsabilidad social LONCHERAS SALUDABLES finalizó su primera fase con la ceremonia de clausura el pasado jueves 19 de noviembre. El evento consistió en la entrega de loncheras nutritivas y los diplomas respectivos que acreditan a las 43 madres de familia participantes de la I.E N° 7081 José María Arguedas que ahora se encuentran capacitadas para brindar una alimentación saludable a sus familias.

Reducir los niveles de malnutrición infantil en los sectores de nivel socio económico bajo y crear hábitos alimenticios nutritivos es el objetivo principal del proyecto. Y para lograrlo, el rol de las madres de familia juega un papel fundamental. Así, se vuelve indispensable que estén debidamente informadas, comprometidas e instruidas. Para concientizarlas acerca del estado nutricional actual de sus hijos, se realizaron evaluaciones antropométricas a todos los alumnos de primer grado de primaria.

La capacitación se realizó durante los días 9, 12 y 17 de noviembre. Consistió en tres talleres informativos y prácticos que fueron dictados por la licenciada Betty Rojas Mascco, nutricionista del centro de salud Túpac Amaru de Villa y la reconocida chef Sara Barata. Ambas especialistas orientaron a las madres en la búsqueda del equilibrio entre salud, practicidad y economía a la hora de escoger los alimentos adecuados para preparar una lonchera de calidad. Los tópicos a tratar fueron alimentación saludable, higiene y manipulación de alimentos.

Para la siguiente fase del proyecto se tiene planeado que las madres beneficiarias apliquen lo aprendido. Serán monitoreadas por el lapso de una semana para así asegurar la práctica de la elaboración de loncheras saludables para sus respectivos hijos. Se tomarán en cuenta los resultados para analizar si el proyecto se vuelve a aplicar en otras instituciones similares.