La necesidad y el deseo de realización de sus Integrantes llevaron a que Odebrecht desarrolle, a lo largo de los 70 años de actuación, técnicas innovadoras que el mercado fue incorporando. La actitud pionera en lo que se refiere a lo tecnológico forma parte de la esencia de la Organización y siempre orientó a sus Negocios.

La innovación abre y consolida mercados, ayuda a superar retos, reduce costos, aumenta la productividad, crea nuevas competencias y genera sostenibilidad.

El efecto de una innovación va más allá de su aplicación en la práctica y los equipos de Odebrecht emplean esfuerzos para preservar, compartir y reutilizar el conocimiento. El Espíritu de Servir garantiza que ese ciclo sea constante y virtuoso.

Vanguardia e
Historia

Desde los comienzos de la Organización, en la mitad de la década de 1940, los equipos de Odebrecht se caracterizaban por revolucionar los métodos constructivos. El esquema de trabajo de la empresa era completamente diferente al practicado en aquellos tiempos.

Hasta entonces, en una obra inmobiliaria, por ejemplo, se levantaba toda la estructura de hormigón y las paredes sólo se comenzaban a hacer cuando la última losa estaba lista; luego se pasaba a efectuar el revoque, las aberturas, instalaciones hidráulicas y eléctricas y desagües. La Construtora Norberto Odebrecht empezó a realizar el trabajo prácticamente de una sola vez. Cuando se terminaba la primera losa y el equipo empezaba con la segunda, las paredes de ese mismo pavimento se iban levantando.

El edificio Belo Horizonte es el hito principal de este período. Se levantó en nueve meses, cuando el plazo normal para la época era de tres años.

Las innovaciones propuestas exigieron un cambio significativo en el sistema de trabajo, que por tradición, se practicaba en el sector. En la Organización, los maestros mayores de obras, pasaron a ser responsables de los pedidos, compras y admisión de personal, que por lo general, lo hacían las oficinas centrales. Era una forma de motivar a las personas y estimular la creatividad. La delegación total y la descentralización de las decisiones permitía que la empresa realice una mayor cantidad de obras.

Algunos de los ejemplos de esa actitud pionera de la Organización:

  • Introducción de estructuras de hormigón armado en Brasil: el nuevo sistema cambió el panorama de la construcción civil brasileña;
  • Ejecución de una de las primeras obras de hormigón premoldeado de Bahia: el Puente do Funil, que une la Isla de Itaparica con el continente, en Baía de Todos os Santos, en 1968.
  • Por primera vez en el mundo, el transporte de hormigón se llevó a cabo a través de cintas aéreas, en menos de 90 segundos, desde las plantas de producción a los puntos de colocación en la presa de la Hidroeléctrica de Los Huites, en México. Posteriormente se reutilizó esta solución en otros proyectos como la Hidroeléctrica de Tocoma, en Venezuela;
  • En el área de ingeniería offshorefue la primera vez, en el mundo, que se lanzó al agua una plataforma autoelevadora a partir de otra estructura flotante. La operación se realizó en la jack-up P-59 y repetida, con éxito, en la P-60, en 2011, en Bahia;
  • Desarrollo mundial del primer polietileno de fuente 100% renovable, a partir del etanol de la caña de azúcar, denominado "plástico verde". La innovación tecnológica le otorgó a Braskem el liderazgo en el mercado de biopolímeros;
  • Uso pionero del Tunnel Boring Machine (TBM), el "tatuzão", en la apertura del Túnel de Midmar, en Sudáfrica. Dicha técnica benefició a innumerables proyectos en Brasil y en el exterior. Actualmente, Odebrecht la utilizó en larga escala en obras de metro;
  • En Perú, las obras de rehabilitación de la Carretera Tingo María-Aguaytía garantizaron la productividad, aún en el período de lluvias. Se creó una estructura móvil cubierta por una lona plástica que permitió que los frentes de trabajo operen normalmente en su interior. La carpa de pavimentación se convirtió en referencia para proyectos similares en el país andino, como la construcción de la Carretera Interoceánica Sur, también ejecutada por Odebrecht;
  • Desarrollo del proyecto Aquapolo,que produce agua de reutilización para fines industriales para abastecer al Polo Petroquímico del ABC, en São Paulo. La planta de tratamiento creada por la Organización es la más grande en su tipo, en el Hemisferio Sur y la quinta más grande del mundo. Luego del tratamiento normal, el efluente es dirigido a un tanque con bacterias que se alimentan de detritos orgánicos. Posteriormente, el material pasa por un valle de oxidación en forma de laberinto, cuya concepción se premió en Europa, con membranas de ultrafiltración. Finalmente, sigue hacia un equipo de membranas de ósmosis reversa que, por presión, extrae el líquido a alta conductividad y los estándares sólidos, amoníaco y otros elementos que hacen que el efluente sea impropio para el uso industrial.